¿Realmente sabes quién fue Karl Marx? I

Iba a hablarles sobre Karl Marx tarde o temprano y la verdad es que algunas pinceladas ya les he soltado como en Los de la estrella de 5 puntas me intentan hackear el blog donde les contaba por ejemplo como el señor Marx estudio en un colegio fundado por jesuitas y su relación mas que evidente con las logias masonicas.

Lo que me ha impulsado a escribir este primer articulo ha sido ver como la gente que dice ser de izquierdas sigue sin enterarse de nada. He tapado el nombre de la persona con la que he mantenido este dialogo de besugos, pero pueden localizar los tuits en mi historico.

Quiero que conste en acta que yo devore muchísimos Mundo Obrero (la revista del PC) de pequeño, sobretodo aquel cómic con sórdido orfanato fascista, ya que mi padre fue durante muchos años (antes de legalizarse) simpatizante del Partido Comunista…pero volvamos al tema.

Me gustaria poder buscar online información, pero 14 años más tarde de su construcción la hemeroteca sigue en construcción. (esa foto la tome en el 2014, en 2018 sigue exactamente igual)

Cuando leemos biografías sobre Karl Marx siempre vamos a toparnos con la misma laguna. Nunca dicen nada de los estudios primarios/secundarios de este gran hombre…o gran masón diria yo.

Su gran maestro e inspirador en esto del Socialismo (el comunismo todavía no existía como tal) fue el maestro masón Moisés  Hess, seguidor por si no lo saben del señor  Adán Weishaupt creador por si no lo saben de los Illuminatis en 1776…ya saben, aquello del NOS (Nuevo Orden Secular).

MDCCLXXVI ó 1776, creación de los USA y de la orden de los Illuminati, curiosa coincidencia, ¿verdad?

Valga esta cita del libro Bajo el signo del escorpión, libro que recomiendo leer a toda persona abierta de mente, se considere de izquierdas o de derechas:

El Illuminati simplemente deseaba abolir todas las formas de gobierno, patriotismo, religión y familia para finalmente instaurar un gobierno mundial.
Las personas honorables nunca trabajarían para tal programa detestable, así el “normal” Illuminati estaba lleno con frases justas sobre el amor, la caridad y cosas parecidas que nosotros llamamos hoy en día “ideología”. Mientras más arriba se avanza, más primitivos eran los miembros. Mientras más primitivos son los individuos, más bajo son los ideales que los entusiasman.
Por consiguiente, los Illuminati han usado todas las clases de ideologías (el Nihilismo, el Liberalismo, el Fascismo) o los construyeron ellos mismos (Marxismo, Comunismo, Socialismo) mientras que ellos son absolutamente independientes de toda la ideología.

Lo primero que hay que decir es que la familia del sr Marx no es lo que se ha vendido en todas esas bibliografias que lo elevan a los altares …y donde no suelen mostrar las imágenes del Marx que esconde la mano.

Su nombre al ser bautizado (externamente como católico) fue el de Moses Mordecai Levi Marx, eso por si no lo saben es un nombre mosaico. Un nombre encriptado que demuestra que su familia había guardado su fe judía en secreto, y no lo digo yo, lo pueden leer del historiador Richard Laufner en un trabajo de 1975 (Die Familie Marx und die Trierer Judenschaft ó La familia de Marx y la comunidad judía de Trier)

Moses Mordecai Levi sólo fue bautizado cristiano en 1824, a los seis años de edad y le dieron el nombre cristiano de Karl Heinrich Marx.

‘Marx’ es la forma evolucionada en alemán de Mordecai.

El joven Marx fue a una escuela Jesuita que se había reestructurado como escuela
secundaria secular, el “Gimnasio Estatal Federico Guillermo”.

De aquellos años podemos saber cosas muy interesantes gracias a Heinz Monz, el investigador de la niñez y adolescencia de Karl Marx, ya que como he dicho anteriormente bien poco se cuenta de esto en las biografías oficiales de la órbita de la izquierda sobre este tema. (Esta esta alojada en mi servidor pero pueden buscarla por su cuenta, es lo mismo)

Allí podemos leer:

Su padre, Heinrich Marx, después de una juventud de dificultades y privaciones, se abrió paso hasta lograr el título de abogado. Había pasado de la fe judía a la protestante.

Sus padres siempre vivieron holgadamente gracias a los estudios superiores del padre y por supuesto a la red de influencias que tenían gracias a provenir de largas familias de dinastías rabínicas, que luego pasare a relatar. Unas lineas mas tarde podemos leer:

La familia Marx no conoció apremios económicos. Heinrich Marx pudo garantizar a su amada esposa Henrietta y a sus hijos una existencia cómoda.

Y llegamos a lo poco que se cuenta de su etapa educativa antes de ir a la universidad:

En 1830, Heinrich Marx envió a su hijo Carlos, de 12 años, al Gimnasio Federico Guillermo de Tréveris (escuela de primeras letras). Era el año de la revolución de Julio en Francia. Para Carlos Marx fue el comienzo de una nueva etapa en la vida.
En 1815 el Gimnasio de Tréveris se encontraba bajo la jurisdicción del ministerio de Cultura prusiano, pero el gobierno de Berlín no consiguió cambiar el espíritu de la escuela para convertirlo en el de los Junkers del este del Elba. Ello lo debía la escuela, ante todo a su director, de orientación liberal, Johann Hugo Wyttenbach, quien sabía cómo cultivar la Ilustración y el Humanismo en su instituto.
Por lo demás, las normas técnicas de la escuela eran elevadas, y muchos de sus maestros respetados hombres de ciencia.

La mujer de Marx (una pobretona), Johanna Bertha Julie von Westphalen

Karl Marx conoció por aquella época a la mujer con la que luego terminaría casandose, Jenny von Westphalen, hermana del ministro de Interior prusiano, amiga de infancia con la que se comprometió siendo ya estudiante…Décadas después Marx recordaría que en la casa de los Westphalen fue donde primero conoció las ideas de Saint-Simon, el socialista utópico francés. (Nota UTP. Este tal Saint-Simon tiene también lo suyo, ya le tocara, ya)

Una nota extraída de otra biografia de Marx sobre la educación en aquella época:

La juventud de la Prusia de aquella época tenía posibilidades muy específicas para obtener educación. La escala de grados oficial, de acuerdo con el plan de estudios de las escuelas para la juventud en Prusia, y en toda Alemania, era muy específica. Había cuatro opciones reconocidas oficialmente: La primera era el Gymnasium clásico de nueve años, cuyo curriculum incluía el latín, el griego y una lengua moderna; no había opción más ambiciosa académicamente. Le seguía el Realgymnasium semiclásico, que duraba nueve años, con un programa moderno que incluía, además del latín y las lenguas modernas, las ciencias naturales y matemáticas. La tercera opción era la moderna Realschule, de seis años. Por último, se podía cursar la Oberrealschule de nueve años de duración, con programas de ciencias y matemáticas. Es de notar que las escuelas que gozaban de mayor prestigio eran las clásicas, el Gymnasium y Realgymnasium, y lo mantuvieron por mucho tiempo, lo que se traducía en una ventaja educativa definitiva: sólo sus pupilos eran admitidos en las universidades.

Pero retomemos lo que el historiador Heinz Monz nos cuenta del periodo de Marx en el Gymnasium:

Dos episodios medulares que marcaron al colegio de Karl Marx.

Dos circunstancias muy particulares llaman la atención en la vida del Karl Marx estudiante secundario.

a) Primero, el hecho realmente desconcertante, -realmente pintoresco e increíble a primera vista-, de que una gran parte de sus condiscípulos y compañeros de promoción durante esos cinco años de secundaria se estaban preparando para ser algún día sacerdotes católicos, curas católicos. Más aún, buena parte de sus profesores eran sacerdotes.

b) Segundo, el hecho de que su colegio, el “Gimnasio Estatal Federico Guillermo” de Trier, estuvo todos esos cinco años (lo mismo que antes y después de esos años) bajo la mira de las autoridades políticas de la ciudad, como instituto acusado de acoger, fomentar y difundir ideas subversivas y revolucionarias en cuanto antiprusianas, en suma liberalmente democráticas.

“…el colegio fue fundado entre 1561-3 por los jesuítas (bajo el nombre Collegium Trinitatis) y gobernada por ellos durante dos siglos. Una calle en el mismo centro de Trier los recuerda todavía, la ‘Jesuitenstrasse’…”

Actualmente una biblioteca, Staatsbibliothek_Hamburg-Altbau Karl Marx

La principal figura y alma del colegio era el Dr. Johann Wittenbach, historiador y filósofo liberal, kantiano, director del colegio desde 1815 hasta 1846. Su prestigio en la ciudad era notable y su influencia en la formación racional y liberal de los estudiantes durante sus treinta años como director, era absolutamente indiscutible. Pero Wittenbach, además, había hecho de joven toda la carrera eclesiástica católica que abandonó sin llegar a ordenarse sacerdote.

Entre los sacerdotes que tuvieron directamente a Marx como alumno están Heinrich Schwendler (uno de sus profesores de francés), Nikolaus Martini (latín, francés y alemán) y Michael Schoefer (geografía, historia e historia natural). Y entre los ex-sacerdotes, Cosme Damian Wirz (también profesor de alemán). El propio director Wittenbach fue profesor de geografía e historia para la promoción de Marx.

El Gimnasio no tenía, sin embargo ningún tinte ni clima clerical. Más bien era criticado por su poco fomento de las cosas religiosas y tenía, en todo caso, una definida y radical orientación liberal, racionalista, netamente afrancesada. Específicamente Johann Steininger (profesor de Marx para matemáticas, física y química) era un reconocido y criticado promotor del materialismo y del ateísmo entre sus estudiantes.

Sin embargo, contrasta con este cuadro de ‘modernidad’ y de ausencia de una religiosidad que el colegio pudiese fomentar, el hecho de que de la promoción de 32 condiscípulos de Marx nada menos que 13 muchachos (el 40% de la promoción) de familias humildes siguieron al acabar el colegio la carrera eclesiástica y llegaron a ser sacerdotes romano católicos.

En agosto de 1835, Marx escribió su tesis de examen para estudios religiosos: “La Unidad del Creyente en Jesús”. En él escribió, entre otras cosas, lo siguiente: “A través de nuestro amor a Cristo, volvemos nuestros corazones simultáneamente hacia nuestros hermanos que están ligados espiritualmente a nosotros y por quienes Él se entregó a sí mismo como un sacrificio.” (Marx y Engels, “Collected Works” Volumen I, Nueva York, 1979.)

Mientras hacia el paripe de ser católico escribía este tipo de poemas “Der Spielmann”, (“El Violinista”):

Ese arte, Dios ni quiere ni rechaza,
salta al cerebro desde la negra niebla del Infierno.
Hasta el corazón embrujado,
hasta que los sentidos titubean:
Con Satán he hecho mi trato.

Pero no saquemos de contexto estas palabras, ya que como todos vds. deben saber fue muy celebre el contrato con el demonio que el mismísimo violinista Niccolò Paganini reconoció haber firmado.

En otro de sus poemas, Marx prometió atraer a la humanidad con él al infierno en compañía de Satán. Estas palabras son reminiscentes de las expresiones de Jakob Frank. (nota de UTP, lider del Sabbatuanismo)
Esto muestra que Marx fue influenciado por el Frankismo.
El padre de Karl Marx había entrado en contacto con el Frankismo y también había instruido a sus hijos en esta ideología. Así es cómo el joven Marx consiguió conocer el Frankismo, tal como se reflejó en su poesía. La conversión de su familia a la Cristiandad fue simplemente una maniobra social.

En su poema “Muchacha Pálida” Marx escribe:

Entonces cielo, yo he capitulado,
lo sé perfectamente bien.
Mi alma, una vez fiel a Dios,
fue escogida para el infierno.

Hay un libro titulado Marx and Satan escrito por Richard Wurmbrand donde se analizan muchas de las poesias y escritos de Marx donde sin duda se aprecia un odio hacia la religión cristiana mucho más intenso de la falta de interés que suscitaría en solo un ateo.

Pero volvamos a los orígenes de Karl Heinrich Marx. Fue el segundo de los tres hijos de la familia que había formado Hirschel Mordechai, judío prusiano de linaje rabínico con Henrietta Pressburg, una holandesa también de largo linaje rabínico , en Tréveris, donde había habitado toda su vida.

Por algo le llamaban el Prometeo de Tréveris…Prometeo ya saben que es el que robo la luz para entregársela al hombre…el primer “iluminado”.

PD. Quiero aclarar que la masoneria y otros muchos grupos humanos terminan en LA PUNTA DE SU PIRÁMIDE EN EL SATANISMO. No tiene que ver nada lo que sepan las personas de los grupos inferiores en estos grupos sobre este tema de su propia organización.


Legal disclaimer