Posible mecanismo de acción del cadmio como productor de casos graves adjudicados al COVID19


Artículo colaborativo de Buscadores de la verdad iniciado por Yane y redactado por Yane y UTP.


 

Para empezar a explicar el por qué esta intoxicación en concreto puede ser la causante de los cuadros graves responsables del 5% del grupo de gravedad que requiere UCI y que son a mi juicio, mal diagnosticados como coronavirus, hagamos una exposición del cuadro clínico que se ha venido observando durante la pandemia en el contexto del principio de marzo-abril.

Como sabéis hasta por cansancio, la VO describe esta enfermedad como causada por el virus SarsCov2 , zoonosis presente en un murciélago o pangolín que salto a humanos en Wuhan, China y que se aisló y secuenció en solo una semana, identificándolo como agente causal. Este hecho ya es más que sospechoso, pero además es que una servidora no cree en la teoría infecciosa de las enfermedades. En otro momento explicaré mis argumentos. Ahora seguidme en la posible etiología tóxica, ya que del coronavirus tenéis bastante literatura.

¿Qué síntomas son los característicos de la infección por Coronavirus?

¿A quienes afecta?

Como veréis, un 5% termina requiriendo cuidados intensivos y de ellos un 50% fallece.

¿Qué observamos en la analítica?

Tenemos un 83 % de linfopenia, o lo que es lo mismo, linfocitos disminuidos.
En casi todos los procesos virales, se observa lo contrario, o sea un aumento de los linfocitos en sangre (Linfocitosis).
La linfopenia sería un marcador de un agotamiento del sistema inmune o de una deficiencia del mismo.

Los linfocitos T constituyen la mayoría (60-80 %) del total de linfocitos periféricos, el resto comprende a los linfocitos B y las células “natural killer”.

El número de linfocitos varía con la edad, los bebés normalmente tienen recuentos más altos y los ancianos los mas bajos. Esto sucede por la normal involución del Timo, órgano en el que se activan los linfocitos T para su funcionamiento y que va involucionando con la edad.

La edad avanzada es uno de los factores de riesgo en la infección por Covid19.
Veamos ahora las causas de linfopenia, teniendo en cuenta que se enmarca con “síntomas” de una infección viral, por tanto infecciosa.

En la mayoría de los casos, ya sabemos que la enfermedad se manifiesta como la clásica gripe por influenza, que como veis, es una de las causas de linfopenia.

Observamos además otras enfermedades que tienen el común denominador de déficit del sistema inmune. En mi caso como “no creyente” del origen infeccioso de la enfermedad, entiendo que hay una predisposición de estos pacientes por su déficit inmune a ser mas “débiles” a cualquier ataque a nuestro cuerpo. La gripe estacional parece ser eso, una caída del sistema inmunológico propia del invierno por la bajada de temperaturas.

Los metales pesados suelen causar anemia y linfocitosis (aumento de los linfocitos) pero el cadmio, se comporta de manera diferente, se asocia con linfopenia.

 

Avancemos hacia los “cuadros” observados y corroborados por las autopsias practicadas en Italia y España único vestigio científico que nos queda para analizar el comportamiento en sangre y otros órganos.

Telecinco sabe como alegrar el día a sus feligreses aunque la primera no se quedaba atrás.

 

Veremos en primer lugar, los pulmones. Se habló mucho de las “neumonías atípicas bilaterales”. El hecho de indicar que las lesiones eran bilaterales sugiere entrada aérea.

Como veis aquí, en lenguaje técnico, os señalo datos que llevan a pensar en un proceso inflamatorio propio del distrés que padecían estos pacientes pero acompañado de un evidente trastorno de la coagulación (por eso la presencia de fibrina y megacariocitos, que son otro nombre que reciben las plaquetas). Esto explicaría el aumento del Dímero D que vimos antes entre los hallazgos de la analítica sanguínea. El dímero D en la sangre es un fragmento de proteína que se produce cuando un coágulo de sangre se disuelve en el cuerpo.

 

El daño alveolar difuso (DAD) es la clásica manifestación histológica (o sea en tejidos) del síndrome de distrés respiratorio del adulto (SDRA)/daño pulmonar agudo. La etiología es muy variada, incluyendo agentes infecciosos, inhalantes, drogas, shock, sepsis, radiación, miscelánea e idiopática. De la sintomatología destaca la hipoxemia severa, y la radiología se caracteriza por un infiltrado pulmonar difuso bilateral.

Sin embargo al principio de la pandemia los médicos estuvieron siguiendo protocolos inadecuados que llevaron a la tumba a muchos miles de pacientes.

 

Así que no solo podemos ver esto en un cuadro infeccioso. Ya os digo que hasta el momento no hay ningún virus capaz de hacer esto, acompañado de fenómenos tromboembólicos, sino que también lo pueden hacer tóxicos por inhalación, como nuestro presumible cadmio.

Ya en abril algunos médicos planteaban la hipótesis de que el virus estaba alterando la estructura de la hemoglobina pero sin describir que podría deberse a un metal tóxico como el cadmio.

 

El Dr Hany Mahfouz que fue Ministro de Educación Superior de Egipto y Ministro de Estado de Investigación Científica y tiene un doctorado en ciencias de la tierra, o sea, es un experto en minerales lo dejó caer en algunas publicaciones en Facebook que como leiamos antes corrieron como la pólvora por Wasapp.

Y es que el cadmio, produce algo similar a la llamada “gripe de los fundidores” en su entrada respiratoria. Los síntomas son los típicos de una gripe. Si la intoxicación es masiva puede llegar a provocar una neumonitis química, como esta que se está descubriendo en la autopsia y hasta la muerte por edema del pulmón.

 

La fiebre de los fundidores, que sería interpretada como una gripe, no es exclusiva del cadmio, sin embargo sigamos comparando el resto del cuadro  que produce este metal y lo que tenemos en las autopsias.

Comentemos brevemente la teoría del mecanismo de acción del coronavirus. Nos basaremos en la entrevista concedida por el Dr cardiólogo Jorge Tartaglione a Infobae y que resume bastante bien lo que se piensa hasta el momento.

Dejamos aquí el enlace para el que quiera consultarlo.
https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2020/04/24/el-factor-hematologico-por-que-las-autopsias-en-muertos-por-coronavirus-muestran-coagulos-de-sangre-en-sus-pulmones/

El virus entraría a los pulmones, a nivel alveolar, se uniría a los receptores ACE 2 (Enzima convertidora de Angiotensina) y rompería la pared celular de las células del pulmón.

 

 

En resumen, la hipoxia o falta de oxígeno no se debe al pulmón propiamente sino a la incapacidad de la hemoglobina de transportarlo, ya que libera el hierro  y este hierro intoxica al pulmón.

Como no creemos en el virus, sustituyamos este elemento por el cadmio y veamos que ocurre esto mismo.

Ha llegado la hora por tanto, de explicar el mecanismo de acción del cadmio, pero para ello tenemos que seguirle la pista al hierro y tendremos que hablar de la ferritina, que fue anteriormente mencionada en el análisis. Se le considera un marcador de gravedad o sea, su aumento es signo de mal pronóstico.

¿Qué es la ferritina?

Podemos resumirla como una proteína que transporta y almacena el hierro.

En general, los valores bajos de ferritina están acompañados de niveles bajos de hierro. Los valores altos indican niveles altos de hierro, que se asocian a otras enfermedades que se encuentran enmarcadas en el síndrome hiperferritinemico.

La medición del valor de la ferritina se utiliza por tanto, para el control de los depósitos de hierro.

Metabolismo del hierro (enlace).
https://www.cardioteca.com/metabolismo-del-hierro.html

El hierro normalmente se encuentra en la hemoglobina, formando el grupo Hemo. Este está constituido por una molécula de hierro central que fija el oxígeno que toma en los alvéolos pulmonares para ser transportado por la sangre. En las plantas esto lo hace la Clorofila. Observad la similitud de ambas estructuras.

También está en los macrófagos pulmonares, y he aquí donde entra en juego el cadmio.

El cadmio inhibe la fosforilación oxidativa de los macrófagos pulmonares.

La fosforilación oxidativa es un proceso metabólico que utiliza energía liberada por la oxidación de nutrientes para producir adenosina trifosfato (ATP). Se calcula que hasta el 90 % de la energía celular en forma de ATP es producida de esta forma. Es la transferencia de electrones de los equivalentes reducidos NADH y FADH, obtenidos en la glucólisis y en el ciclo de Krebs hasta el oxígeno molecular, acoplado con la síntesis de ATP.  Constituye la respiración celular que ocurre en la mitocondria.

https://www.ecured.cu/Fosforilaci%C3%B3n_oxidativa

Así que al bloquear la fosforilación oxidativa, no deja a los macrófagos respirar, estos a consecuencia de ello mueren dejando expuestas sus reservas de hierro en forma de ferritina que se encontraban ahí almacenadas. Esta ferritina pasaría a la sangre rápidamente, teniendo en cuenta que los alvéolos son la zona más en contacto con ésta para el intercambio de sustancias que normalmente constituye su función.

 

Esto explica como el cadmio es capaz de causar las lesiones del distrés respiratorio que vimos en las autopsias, y el aumento de la ferritina que efectivamente es un marcador de la gravedad dado su aumento por destrucción de macrófagos pulmonares.

Ya en marzo estaba en el tejado de los médicos…sin embargo no se hizo nada.

El déficit de vitamina D o el nulo consumo de carne también favorecen a que nos intoxiquemos por cadmio. Recuerden que los ancianos y algunos deportistas que reconocían no comer carne y tener dietas con alto contenido de fitatos (inhibidores de la absorción de minerales contenidos en los vegetales) estuvieron entre los pacientes más graves ingresados en las UCI.

Es posible que una de las fuentes de inhalación del cadmio haya provenido de la geoingeniería o de las fumigaciones masivas con productos en zonas de riesgo (grandes ciudades, residencias de ancianos, etc)…por supuesto ésto no lo sabremos nunca.

 

Dentro del ciclo de Kreps, hay una enzima a la que se le hace responsable de estos cuadros, especialmente por el uso de Hidroxicloroquina: la glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (6GDP). Este déficit es la eritroenzimopatía (alteración de las plaquetas por una enzima) más frecuente del mundo y está ligada al cromosoma X.

Si el cadmio, tal y como os expongo, es inhibidor de la fosforilación oxidativa, afectaría también al ciclo de Krebs y por tanto a la 6GDP, y sí, lejos de ayudar estaríamos empeorando el cuadro. Por tanto, no estaría recomendado su uso y sí, podría ser el responsable de muchas muertes (que no del cuadro principal) con el aumento de la ferritina que describimos, y que está presente desde el principio, y no necesariamente pasaría en los pacientes con déficit de esta enzima, pero esa condición presente sería fatal. Después de todo, somos muy duros.

Precisamente la gente que vivimos en el Mediterráneo tenemos un pequeño porcentaje de esta alteración y podría ser muy contraproducente el uso de la Hidroxicloroquina…imaginense los pobres africanos donde se prescribe para el tratamiento de la Malaria.

Prevalencia mundial del déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa

La HCQ (Hidroxicloroquina) a dosis altas o continuadas provoca efectos al parecer acumulativos (no está claro su mecanismo de acción según vademécum) en los sitios donde se sintetiza la melanina. Esta es una sustancia que da color a la piel para protegerla. Se encuentra en la piel, cabello iris, retina, genitales y hasta en el cerebro. Tiene afinidad por el tejido fibrótico pulmonar hacia donde evolucionan las lesiones de DAD que antes describía en la autopsia.

No se si recordais aquel médico chino que murió con la piel negra. Sería un ejemplo de cómo se deposita en la piel.

 

El hierro también se absorbe a nivel del duodeno y principios del yeyuno. Lo hace a través de la proteína transportadora DMT 1, común para otros metales como el zinc y el cobre, vía también válida para el cadmio.

Establece una especie de competencia con este metal. Se ha observado en estudios que los pacientes con anemia por déficit de hierro son más vulnerables a la absorción de cadmio. Las mujeres suelen ser mas propensas a este tipo de anemia por las pérdidas menstruales y los síntomas suelen pasar inadvertidos. Los ancianos también son un grupo de riesgo al respecto.

La proteína transportadora DMT1 agravaría el cuadro por la entrada de mas cadmio por la vía digestiva. Para que el cadmio o cualquier metal pesado atraviese los alvéolos pulmonares y llegue a la sangre, ha de tener menos de 1 nm, tal y como asegura esta publicación.

http://www3.uah.es/bioquimica/Tejedor/bioquimica_ambiental/T3.htm

La entrada pulmonar masiva, deja en la faringe (órgano común del sistema respiratorio y digestivo) las nanopartículas que serían deglutidas y a su paso por el estómago, pasarían a formas mas fáciles de absorción.

 

La proteína transportadora DMT 1 tiene un análogo en los macrófagos y los neutrófilos, DMT1 o proteína 1 del macrófago asociada a resistencia natural 1 (Nramp1). Esto explicaría el daño a nivel de otros órganos que también poseen macrófagos del sistema retículo endotelial como las células de Kupffer del hígado, (esto explica el aumento de las transaminasas), células mesangiales (riñón),  las células de Langerhans de la epidermis, los osteoclastos del tejido óseo, la microglía del SNC, los macrófagos  del bazo o de las serosas pleural y peritoneal, o sea, todo un fallo multiorgánico que llevaría a la muerte.

Este vídeo de Josep Maria Subirá, enfermero Especialista en Medicina del Trabajo y Salud Laboral sobre el cadmio nos explica cómo nos intoxica el cadmio.

Una de las cosas que mas me refuerza en que el agente causal sea el cadmio son las secuelas que se están describiendo.
https://www.eldiario.es/sociedad/secuelas-covid-19-cara-visible-pandemia_1_6049951.html

Tendremos fibrosis pulmonar, lesiones renales, cardíacas, trombosis, disgeusia y anosmia (pérdida del olfato y el gusto), entre otras.

Este último síntoma puede estar causado por el déficit de zinc pero también por cadmio.

Como mencionamos, la proteína transportadora DMT1 también transporta zinc. En la intoxicación por cadmio este es uno de los tratamientos usados precisamente por esta condición: vitamina C + zinc, así que ya sabéis que hacer.

Gisbert- Calabuig

 

Curiosamente se les indicó a los médicos esta deficiencia de zinc en los pacientes con Covid19.

Y resulta todavía más curioso como los masones se avisaban ya a principio de abril sobre tomar zinc, vitamina C y otras substancias.

La intoxicación por cadmio por vía digestiva fue descrita por primera vez en 1912 en Japón, lugar en el que hubo exposiciones a este metal de forma crónica por el vertido del mismo en el río Jitsu.

La enfermedad itai-itai es, junto a los envenenamientos por metilmercurio de Minamata y Niigata-Minamata, y el asma por contaminación atmosférica de Yokkaichi, uno de los cuatro grandes desastres sanitarios ocurridos en Japón por causa de la contaminación.

Se llama enfermedad itai-itai a una dolencia ósea debida a la intoxicación por cadmio. Se caracteriza por múltiples fracturas, alteraciones combinadas con osteoporosis y osteomalacia, daño renal, enfisema y anemia. ¿Me pregunto cuántas mujeres no han sido diagnosticadas erróneamente de osteoporosis siendo esta la causa o en cuántos abuelos habrá pasado inadvertido por la artrosis y fracturas achacadas a la edad?

Se observó una marcada prevalencia en mujeres posmenopáusicas mayores en las que provoca dolores violentos en la pelvis y miembros inferiores.

Hubo una mayor prevalencia en personas mayores malnutridas y en mujeres embarazadas o en lactancia. ​El agua, cargada de cadmio, zinc, cobre y plomo, se usa para inundar los arrozales. El arroz es capaz de bio concentrar el cadmio, hasta 3 veces más que el contenido del agua. El suelo tenía unos niveles de 1,1 ppm, frente a 0,3 ppm de los suelos no contaminados.

Os recomiendo este artículo si queréis saber más sobre estos envenenamientos criminales.
https://www.nippon.com/es/currents/d00383/

En este caso la vía digestiva fue utilizada pero también hay otro hecho que se encuentra relacionado con la geoingeniería. Es el caso de la Operación Lac.

La Us Army Chemical Corps realizó la Operación LAC (Largue Area Coverage), la cual consistió en fumigar extensas zonas de Estados Unidos con Sulfato de cadmio de Zinc (ZnCdS).

La operación LAC, no fue otra cosa que un experimento químico, efectuado por el gobierno estadounidense para determinar qué efectos produciría en la población, la dispersión de sustancias nocivas para ésta.

Se eligió fumigar a la población con sulfato de cadmio de zinc, porque su tamaño (2-3 micras), era muy similar al tamaño y la masa de las partículas de los agentes biológicos de uso militar, además de ser un producto relativamente fácil y barato de fabricar y de poder ser visto con facilidad con una luz ultravioleta.

Este producto no es soluble en el agua, por lo cual se consideró que no afectaría a plantas ni animales (hombres incluidos).
Os dejo enlace
https://blogs.elcorreo.com/jorbasmar/2013/07/16/operacion-lac/

Llegados a este punto comprenderéis que la hipótesis del cadmio supone creer que los gobiernos (o los que los controlan realmente) deben estar detrás de todo esto. Esto resulta muy complicado de asimilar por las personas normales. Desgraciadamente la gente normal desconoce cosas como el Proyecto N.

En 1943 en Grosse-Ile, una pequeña isla de Canadá, los científicos llegaron a producir en secreto, para los aliados, setenta mil millones de dosis letales de ántrax. Había suficiente ántrax como para aniquilar treinta veces la población mundial de la época. El llamado “Proyecto N” sobre antrax solo duraría dos años, sin embargo, es una historia que todavía tiene puntos oscuros. Muchos de los archivos están incompletos, se han borrado o han desaparecido.

Y ojo, porque cuando este tipo de cosas se desclasifican es por algún motivo. En este caso yo sospecho que todo el tema del ántrax no es tal como lo pintan y quizás el envenenamiento no sea debido a un virus o una bacteria y si a algún compuesto tóxico presente en las esporas de ántrax.

Posiblemente desaparezca de Youtube, así que colgaremos una copia muy pronto.

 

Fue precisamente la presencia de nieblas muy densas en esos días del comienzo de la #tragipandemia lo que le hizo sospechar a Tec sobre un posible tóxico que pudiera entrar por esta vía. Al comentarmelo, busqué un metal que provocará todo esto hasta llegar al cadmio. Este es el resumen que os puedo ofrecer.

En cuanto a la forma de entrada por todo lo que os he explicado de síntomas respiratorios similares a la gripe no me queda duda de que hubo una exposición de los pacientes al cadmio por esta vía, que incluso cuadros de supuesta gripe o bronquitis fueran por su inhalación, pero no os asustéis, la gravedad sólo es válida para un grupo reducido que al ser mas vulnerable reaccionó de esta manera.

En cuanto al polisorbato 80 presente en las vacunas, no me parece descabellado como forma de entrada, pero más para predisposición. Se trata de un emulgente, o sea que disuelve grasas. Podría ser que el mismo compuesto facilitara la rotura de la membrana celular que posee una estructura de lípidos y glicoproteínas e incluso que en el tejido adiposo formará una especie de cápsula liberadora de metales pesados. Como estamos con el cadmio como agente productor, tengo que decir que en las vacunas de la gripe no viene reportado.

Posiblemente hablemos de los componentes “extra” contenidos en las vacunas en un algún futuro artículo desvelando que como se cita en algunos estudios contienen nanopartículas metálicas muy posiblemente debido a la geoingeniería.

Sin embargo en la vacuna del Papiloma humano, hubo una condena por encontrar dicho metal en un análisis de los componentes que realizó una demandante a la que se le había provocado un daño, precisamente por no  reportar los fabricantes su presencia.

Me despido con una noticia que hace pensar. Se trata de la huella con la que podremos identificar este periodo de “confinamiento” en el futuro. Los casquetes polares albergarían trazas de aerosoles, si, de cadmio. ¿Cómo es posible?🤔

Espero que podáis asimilar todo esto y que os lo haya puesto fácil de comprensión. Se que es complicado pero necesario para llegar a la verdad.

Un abrazo y feliz día.

 

Bibliografía

– Gilbert/ Calabuig Toxicología

Otros enlaces de interés

– Artículo que explica la función proapoptoica de la mitocondria.

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-la-mitocondria-como-diana-farmacologica-13041301

– Efectos genotóxicos del cadmio y otros metales

https://drive.google.com/file/d/1VsxmST6YxrYcqCU0c7Nn36dwPxvrjk0X/view?usp=drivesdk

– Cadmio neurotóxico

https://drive.google.com/file/d/1VnBNxQd19hLC2CWj8HjA1mAukgAQyYoX/view?usp=drivesdk

– Interferencia inmunológica entre el POLISORBATO 80 de la vacuna antigripal adyuvada y el SARS-CoV-2

– La fábula de los animales con el virus de la corona

https://t.co/qc63iYlQD9?amp=1


Legal disclaimer  

 

Publicado por Yane

Buscadora y moderadora del Grupo de Amino de "Buscadores de la verdad" de Técnico Preocupado.

4 comentarios sobre “Posible mecanismo de acción del cadmio como productor de casos graves adjudicados al COVID19

  1. Interesante la relación, pero queda un poco coja para el cadmio por la clínica tan “rara” vista (como la describes ” fibrosis pulmonar, lesiones renales, cardíacas, trombosis, disgeusia y anosmia (pérdida del olfato y el gusto), entre otras”. Sobre todo LA YATROGENIA. Si el cadmio fuese el responsable se habría visto antes con más frecuencia y se habría descrito.

    . !Pero igual no encaja para un coronavirus o cualquier virus respiratorio¡, Sin embargo encaja con las lesiones que causa por ejemplo las radiaciones ionizantes (los pulmones y otros órganos de los radiados en ttos con radioterapia son idénticas) o las electromagnéticas (estas más difíciles de demostrar), aunque han coincidido los “brotes y las curvas” con la puesta en marcha de pruebas de cambios y nuevas frecuencias en telefonía y transmisión de datos: en Febrero (la primera curva “vírica”) tuvimos que resintonizar las frecuencias para la tele y en Septiembre (la segunda, el “rebrote”) tb.

    “la hipoxia o falta de oxígeno no se debe al pulmón propiamente sino a la incapacidad de la hemoglobina de transportarlo”, en efecto, pero la Hb contiene Fe muy sensible a los campos electromagnéticos y por supuesto, ningún virus altera la estructura de la hemoglobina.

    No me queda claro en el artículo si es que no crees en la teoría infecciosa de las enfermedades en este caso o en general; parece que en general. Si fuera así no haría falta tratar el agua potable: adiós al cólera, la salmonella, las tifoideas, las hepatitis, gastroenteritis varias: víricas y bacterianas. Las ETS, gonorrea, sífilis, clamidias: tan asociadas al trato sexual “no muy controlado” castigo divino. Neumonías, tuberculosis, amigdalitis, lesiones infecciosas en la piel, meningitis, infecciones urinarias tan frecuentes y que responden bien al tto con antibióticos por ejemplo. En fin, ¿cambio forzado de paradigma médico?

  2. Interesante la relación, pero queda un poco coja para el cadmio por la clínica tan “rara” vista (como la describes ” fibrosis pulmonar, lesiones renales, cardíacas, trombosis, disgeusia y anosmia (pérdida del olfato y el gusto), entre otras”. Sobre todo LA YATROGENIA. Si el cadmio fuese el responsable se habría visto antes con más frecuencia y se habría descrito.

    . !Pero igual no encaja para un coronavirus o cualquier virus respiratorio¡, Sin embargo encaja con las lesiones que causa por ejemplo las radiaciones ionizantes (los pulmones y otros órganos de los radiados en ttos con radioterapia son idénticas) o las electromagnéticas (estas más difíciles de demostrar), aunque han coincidido los “brotes y las curvas” con la puesta en marcha de pruebas de cambios y nuevas frecuencias en telefonía y transmisión de datos: en Febrero (la primera curva “vírica”) tuvimos que resintonizar las frecuencias para la tele y en Septiembre (la segunda, el “rebrote”) tb.

    “la hipoxia o falta de oxígeno no se debe al pulmón propiamente sino a la incapacidad de la hemoglobina de transportarlo”, en efecto, pero la Hb contiene Fe muy sensible a los campos electromagnéticos y por supuesto, ningún virus altera la estructura de la hemoglobina.

    No me queda claro en el artículo si es que no crees en la teoría infecciosa de las enfermedades en este caso o en general; parece que en general. Si fuera así no haría falta tratar el agua potable: adiós al cólera, la salmonella, las tifoideas, las hepatitis, gastroenteritis varias: víricas y bacterianas. Las ETS, gonorrea, sífilis, clamidias: tan asociadas al trato sexual “no muy controlado” castigo divino. Neumonías, tuberculosis, amigdalitis, lesiones infecciosas en la piel, meningitis, infecciones urinarias tan frecuentes y que responden bien al tto con antibióticos por ejemplo. En fin, ¿cambio forzado de paradigma médico?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: