Fukushima y la aldea nuclear VI


La venta del “hombre milagro”

Para ser justos, los japoneses no son los únicos a los que se le han vendido las ventajas sobre la energía nuclear y se les ha privado de ver su lado oscuro gracias a los medios de comunicación. Los estadounidenses lo sufren también, y el papel de los medios de EE.UU. en los últimos años es el que tiene que ser reconocido en esta era post-Fukushima. Esto se ve más claramente en los EE.UU. con el tratamiento mediático ofrecido a  Matsutaro Shoriki y el papel vital que desempeñó en traer la energía atómica patrocinada por Estados Unidos a Japón durante los años de la Guerra Fría.

Revista “La Nación”, Una historia alternativa desde 1865

En 1946, seis meses después de que la ocupación estadounidense de Japón había comenzado, la revista progresista de EE.UU. “la Nación” señaló correctamente cómo el “periodismo amarillo de Shoriki, combinado con los escandalosamente bajos salarios que pagó a sus periodistas e impresores, le aporto grandes beneficios, y su ferviente apoyo de agresión [en la Guerra del Pacífico] le ganó un escaño en la Cámara de los Pares y un puesto como asesor del Gabinete “. (60)

Compare eso con la cobertura que brilla intensamente unos años más tarde por los medios dominantes de EE.UU.: Shoriki como “amargamente anticomunista” aliado de los EE.UU. y “el editor mas exitoso,” conocido de Japón “llamado entre los periodistas occidentales como los ‘Hearst de Japón [William Randolph]  ‘”(revista Time, 1954); (61) Shoriki conocido como “el padre del béisbol profesional en Japón “, que noblemente envió al entonces presidente estadounidense Eisenhower una antigua armadura japonesa como una muestra de buena voluntad (Washington Post, 1954); (62) Shoriki como ” el Sr. Atómico del Japón”, un hombre que” ha cosechado un brillante éxito en casi todo lo que ha intentado “y que,” ‘si vive lo suficiente. . . hará que Japón sea una de las potencias atómicas líderes del mundo ‘”(New York Times Magazine, 1957); (63) y Shoriki como presidente de la cadena de televisión pionera con el objetivo de hacer de Japón el primer país del mundo en tener televisión en color (Time, 1959) (64)

Luego llego 1963 homenajeando a Shoriki como conocedor de arte, director de orquesta sinfónica de su periódico Yomiuri Shimbun, arquitecto del parque de atracciones “Yomuiri Land” en Tokio llamado así por su periódico, y tomado todo junto para ser reconocido como el hombre del Milenio. El artículo citaba a Bob Considine, un columnista conocido por el imperio mediático de Hearst en los EE.UU., que sonaba casi conmocionado por el asombro: “Cuando los editores hablan de los grandes señores de la prensa de nuestra época, a menudo mencionan a Hearst y a veces a Beaverbrook [ magnate canadiense-británico Lord]. Pero siempre mencionan a Shoriki. ” (65)

Sólo unos pocos años antes, este mismo subalterno de Hearst y escritor fantasma, Considine, habían escrito el prólogo con el asentimiento de la industria editorial estadounidense para la japonesa hablando del barón de los medios en un libro de 200 páginas titulado Shoriki: Miracle Man of Japan-A Biography (Shoriki: El hombre milagro de Japón). El libro fue publicado en 1957 por Exposition Press, en aquel entonces una editorial líder de los llamados “libros de vanidad” que se pagan en esencia por la persona que es el sujeto de la biografía a sí mismo, que en este caso, habría sido Shoriki . El libro tuvo como coautor al presidente de la editorial, Edward Uhlan. Un obituario del New York Times más tarde enumeraba el libro, Shoriki: El hombre milagro de Japón, como uno de los logros más notables de la década de Uhlan. (66)

Con todo, Shoriki: El hombre milagro de Japón, se destaca como una obra inteligentemente diseñado de desinformación. Cubre la reputación infame de Shoriki como burócrata policíal antes de la Segunda Guerra Mundial, resta importancia a su papel durante la guerra de la propaganda anti-estadounidense y el encarcelamiento de la guerra criminal de los EE.UU. después de la guerra, y destaca sus logros posteriores en béisbol, los medios de comunicación, y la energía atómica en Japón, mezclandolo todo con una fuerte línea de sentimiento anticomunista. Periódicos, revistas y editoriales de libros de medios en los EE.UU. ahora habían contado con Shoriki y su cruzada en pro de Estados Unidos, de un Japón pro-nuclear, y por lo general encuentran que él esta en el lado correcto de la causa.

Epílogo: El camino de Fukushima

Cuando Matsutaro Shoriki murió en 1969 a los ochenta y cuatro años de edad, mientras ejercia el cargo de representante del parlamento de Japón (y al mismo tiempo presidente de la cadena NTV), su obituario en el Washington Post fue sorprendentemente escaso. En ninguna parte el Post menciona que Shoriki, como el primer comisionado de la energía atómica de Japón, había sido el hombre clave de Washington en el desarrollo de la energía nuclear después de la guerra. De hecho, se había llevado a Japón a aceptar la energía atómica como fuente de energía principal, diez años después de Hiroshima y Nagasaki. También faltaba el pasado manchado de Shoriki como un ex oficial de policía y como prisionero durante la ocupación de Japón EE.UU.. Y, por supuesto, no hubo mención alguna de la participación Shoriki en la CIA como un activo agente de la misma. (67)

Sólo unos pocos años después, en 1976, sin embargo, el nombre del difunto Shoriki surgió en relación con el “escándalo Lockheed”, un gran escándalo político en Japón que involucraba dinero de los sobornos pagados por la corporación aeroespacial Lockheed de EE.UU. a un ex primer ministro japonés. El periódico Yomiuri conservador negó las acusaciones de Shoriki, su ex presidente, después de haber estado un pasado “destinatario de los favores de la CIA”, y habló de demandar por difamación las publicaciones estadounidenses que sacaron a la luz dicha historia. (68)

Si la mayoría de los japoneses saben o recuerdan levemente algo sobre el ultimo señor de la prensa hoy día, es probablemente debido a que el “Premio Shoriki Matsutaro” es otorgado bajo el nombre de Shoriki cada año con gran fanfarria a alguna destacada figura del béisbol japonés por la red NTV y Yomiuri Shimbun periódico cuya circulación de trece millones de lectores de hoy hace que sea conocido por ser el mayor diario en el mundo.(69) La mayoría de los estadounidenses sabe aún menos sobre Shoriki, incluyendo el hecho de que el prestigioso Museo de Bellas Artes de Boston hoy en día tiene una  respetable silla que lleva su nombre. (70) Y por su parte, pocas o ninguna de las empresas principales y/o medios de comunicación japoneses en sus informes de prensa están vinculando Shoriki a la energía nuclear y el accidente de Fukushima el 11 de marzo 2011-a pesar de que era su influencia y visión de un Japón completamente atómica-accionado, con un apoyo firme por los EE.UU., que había conducido a Japón como nación a ese lugar.

explosion reactor 3

Las exigencias han surgido a raíz de Fukushima hacia los reguladores y los políticos a ser más independiente de la industria de la energía nuclear que se supone que deben vigilar. (71) Pero mirando hacia el futuro,  este es uno de los factores que necesita estar separado del establecimiento de Japón como potencia nuclear (o “aldea nuclear“, como se llama nota UTP), y la prensa japonesa. Los medios de comunicación en Japón, al igual que los reguladores del gobierno, han tenido relaciones íntimas con el club de la energía atómica en el país desde el inicio. Hasta el día en que los medios de comunicación japoneses estén finalmente destetados de la aldea de energía nuclear de la nación, toda la verdad (acerca de los grandes peligros públicos y la corrupción) que lo rodean seguirá siendo mayormente invisible y desconocido en este país sobre la energía nuclear. Al desconectar la prensa japonesa de los poderes-que-ser nucleares no será fácil, pero hay que hacerlo.

Un punto de partida sería el comenzar a desmantelar el sistema de clubes kisha japonés. Esto también va a ser una tarea dificil, dadas las profundas raíces históricas e institucionales del sistema. Pero si el desdentado perro faldero que es la prensa japonesa de hoy quiere recuperar la credibilidad pública en el país y en el extranjero perdida a raíz de la cobertura del accidente de la planta de energía nuclear de Fukushima y si se trata de ganar el respeto que merecería como un verdadero organismo de control de las personas mayores de los centros de Japón de la energía en el futuro, entonces los medios de comunicación japoneses deben dar los primeros pasos en esa dirección en este largo e incierto camino lejos de Fukushima.

 

================================

BRIAN COVERT es un periodista independiente y autor que reside en Kawanishi, al oeste de Japón. Ha trabajado para la agencia de noticias United Press International en Japón, como reportero para tres periódicos de Japón escritos en ingles, y como colaborador de periódicos y revistas japonesas y extranjeras. En la actualidad es profesor en el Departamento de Medios de Comunicación, Periodismo y Comunicaciones de la Universidad de Doshisha en Kyoto.

Notas

60. Andrew Roth, “Revolución de Prensa de Japón,” Nación, 16 de marzo de 1946, 315. Búsqueda en dicho periódico que tiene listados artículos desde 1865.

61. “La prensa: Alto Señor Editor” Revista TIME, 1954, 76.

62. Hierbas Heft, “Los hombres de béisbol Citar Good-Will Fabricado en viaje por los Gigantes“, Washington Post, 07 de febrero 1954:. C2

63. Fomentar Hailey, “ Sr. Atom de Japón” New York Times Magazine, 17 de noviembre de 1957, SM50.

64. “Show Business: La televisión en el extranjero-Viene el color” Revista TIME de 3 de agosto de 1959, 57.

65. “La prensa: Editores-Más grande y mejor que nadie” Revista TIME, 24 de mayo de 1963, 57-58. Énfasis en el original.

66. Edwin McDowell, “Fallecimientos: Edward Uhlan, 76, fundador y líder de la vanidad Publisher,” New York Times, 26 de octubre de 1988

67. “Matsutaro Shoriki, 84, muere; Editor del diario japonés“, Washington Post, 9 de octubre de 1969, M10.

68. Richard Halloran, “Premier Miki Vows Investigación Lockheed,” New York Times, 4 de abril de 1976 2.

69. Legewie, Medios de Japón: dentro y fuera de powerbrokers, 3.

70. ArtDaily.org “, Museo de Bellas Artes de Boston, anuncia una nueva Cátedra de Arte de Asia, Oceanía y África“, 20 de septiembre de 2008, Museum of Fine Arts, Boston, Announces New Chair of Art of Asia, Oceania, and Africa .

71. Norimitsu Onishi y Ken Belson, “Cultura de Complicidad unida a la Central Nuclear siniestrada”, New York Times, 26 de abril de 2011,

La historia sera publicada en varios capítulos de aquí hasta el domingo 20 de abril. Saludos.

Fukushima y la aldea nuclear I

Fukushima y la aldea nuclear II

Fukushima y la aldea nuclear III

Fukushima y la aldea nuclear IV

Fukushima y la aldea nuclear V

Fukushima y la aldea nuclear VI

 

6 comentarios en “Fukushima y la aldea nuclear VI

  1. Pingback: Noticias de Japón, resumen semanal del 14 al 20 de Abril del 2014 | Contra el New World Order

  2. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear IV | Un Técnico Preocupado

  3. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear V | Un Técnico Preocupado

  4. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear III | Un Técnico Preocupado

  5. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear II | Un Técnico Preocupado

  6. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear I | Un Técnico Preocupado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s