Fukushima y la aldea nuclear II


Prólogo

El terremoto más poderoso que jamás golpeó las islas de Japón golpeó en la tarde del 11 de marzo de 2011. El sismo de magnitud 9, centrado a unos 70 kilómetros (43 millas) de la costa del Pacífico, envió ondas de choque oceánicas en loca carrera hacia la región de Tohoku en el noreste de Japón. Situado directamente sobre el rumbo del tsunami estaban las áreas costeras que son también el hogar de varias centrales nucleares, como en la prefectura de Fukushima, que está situada a unos 240 kilómetros (150 millas) de Tokio, la metrópolis más pobladas del planeta. Como se hizo evidente que algo había salido muy mal, debido al tsunami, Japón tenía ahora una catástrofe nuclear en sus manos en Fukushima, todos los ojos se volvieron hacia la prensa japonesa.

ultimas noticias de la agencia Kyodo de la madrugada dia 15

Pero la prensa japonesa no estaba en parte alguna para ser encontrada. En el período inmediatamente posterior a los colapsos de los reactores y la liberación de radiactividad en la central nuclear de Fukushima, cuando las evacuaciones y restricciones a la prensa todavía no habían sido establecidos por el gobierno de Japón, las principales agencias de noticias japonesas no tenían un solo reportero en el suelo en la zona 0.(1, los enlaces de estos números van enlazados al final del articulo, nota de UTP)

Juzguen vds. si un incendio puede dejar un edificio de contención de un reactor nuclear como el R4 en estas condiciones (el mas a la izquierda)

Este tipo de empresas de medios de comunicación en Japón por lo general no escatiman en que sus reporteros o fotógrafos de campo pasen días fuera de sus casas en casos de crímenes sensacionalistas con sospechosos o al acecho de celebridades cuando están relacionadas con un escándalo. Pero cuando se trata de perseguir las noticias reales de interés público, la investigación de los centros políticos o de poder corporativos de la nación , y el ejercicio de la libertad de prensa consagrado en la constitución japonesa, los medios de comunicación de Japón pueden ser extrañamente sumisos o incluso en silencio. En ninguna parte se habia visto esto tan claro como en la denuncia de la crisis nuclear de Fukushima.

 

Fotografía tomada el 24--3-2011 donde vemos la estructura del R4 a la derecha. (¿incendio?)

Fotografía tomada el 24–3-2011 donde vemos la estructura del R4 a la derecha. (¿incendio?)

¿Cómo es que una de las sociedades tecnológicamente más avanzadas y democráticas en el mundo se encuentra con una prensa que sirve más como un perro faldero de los poderosos que como un organismo de control para el público? ¿Cómo funciona la industria de energía nuclear de Japón, y en particular en las noticias aparecidas en los medios de comunicación? Y lo que es más importante, ¿cómo se fomentó la censura en dicho entorno y cómo llegó a ser de esta manera?

Las respuestas a estas preguntas se pueden encontrar mediante la adopción de una mirada hacia atrás desde el camino que Japón ha recorrido desde la Segunda Guerra Mundial hasta Fukushima . Esta es la historia de la que la mayoría de los principales medios de comunicación en Japón no están informando o reconstruyendo a raíz de Fukushima, tal vez porque, de muchas maneras, los propios medios están incluidos en la historia.
Es la historia de cómo la prensa japonesa ha llegado a convertirse en una potencia global de medios en sí misma, (2) y cómo la industria de noticias dominada por las corporaciones de Japón creció mano a mano con el desarrollo de la nación de la energía atómica y otras industrias importantes después de la guerra. Es la historia de crímenes de guerra cometidos por sospechosos japoneses encarcelados por las fuerzas de ocupación estadounidenses, del magnate de los medios de comunicación por excelencia de Japón, del padrino del desarrollo de la energía nuclear en Japón, y del padre del béisbol japonés profesional -todos los cuales resultan ser el mismo hombre, el poderoso antecesor japones del conocido actualmente como Rupert Murdoch.

 

Es la historia del poder ejercido por las fuerzas de la derecha en Japón y, en la periferia, de la mafia japonesa. Es una historia que también involucra de cerca a los Estados Unidos de América como benefactores: la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Congreso de EE.UU., y el establecimiento de los medios de comunicación de los EE.UU.. Es la historia de las prioridades geopolíticas de la Guerra Fría de los Estados Unidos sobre la seguridad a largo plazo y la seguridad del medio ambiente del planeta.

Es la historia, en si, del ascenso de Japón como potencia nuclear-massmedia-industrial moderna de las cenizas de Hiroshima y Nagasaki en 1945 hasta Fukushima más de sesenta y cinco años más tarde. Este informe trata de conectar los puntos del pasado y del presente atómico de Japón, proporcionando la imagen mucho más amplia detrás de los actos individuales de la censura que rodea a Fukushima y, al hacerlo, se espera ofrecer lecciones para el futuro de una prensa democrática y responsable en Japón.

El Factor Shoriki

Si hay una persona que ha destacado en el nexo de la energía nuclear, la creación de corporaciones de medios de comunicación, la política y el desarrollo industrial en el Japón de posguerra, sería Matsutaro Shoriki.

De izquierda a derecha, Shigeru Yoshida Primer Ministro, Tsutsumi Kojiro Tsumamisao , Shoriki Matsutaro , Tsutsumi Kojiro

Shoriki, a principios de 1920, era un oficial de alto rango del Departamento de la Policía Metropolitana de Tokio, y en años anteriores según  informes, había participado en todos los grandes incidentes de represión policial de los  disturbios callejeros (3)  que incluían el Gran Terremoto de Kanto de septiembre de 1923, el desastre natural más mortífero de Japón hasta entonces, en la que más de 100.000 personas perdieron la vida y decenas de miles de otros fueron dados por desaparecidos.(4)

Después del terremoto siguió el pánico y la confusión y el gobierno japonés decreto la ley marcial, la policía tuvo la oportunidad de reunir a los coreanos étnicos que viven en Japón, junto con líderes socialistas japoneses, anarquistas, activistas laborales y otros disidentes de izquierda de la época, algunos de los cuales más tarde se supo que fueron asesinados.(5) Posiblemente gracias a esto Shoriki un mes después del terremoto fue promovido a una posición de jefe de servicio en la policía de Tokio .(6, incidente Amakasu nota UTP) Sin embargo la carrera policial de Shoriki se detuvo un par de meses más tarde cuando un joven simpatizante del Partido Comunista intentó dispararle a Hirohito, el emperador, en público. Shoriki fue uno de los despedidos de sus puestos de policía por el lapso de seguridad en torno al intento de asesinato.

Era el final de los días de Shoriki como un oficial de la policía de línea dura, pero sólo el comienzo de su carrera como una figura central en el mundo de los medios de comunicación japoneses.

Un mes después de su despido de la policía metropolitana de Tokio, Shoriki (sin ninguna experiencia en los medios de comunicación) se encontró a sí mismo dirigiendo como presidente el periódico Yomiuri Shimbun, entonces un novato diario metropolitano japonés con 50000 periódicos en circulación en Tokyo.(7 )Había comprado una participación de control en el periódico a través de un gran préstamo personal conseguido a través de un ministro del gabinete luego de servir en el gobierno japonés. Una rebelión de inmediato surgió entre la linea editorial del periódico, pero el nuevo propietario no se arrepentía. “En vez de cometer hara-kiri” (destripamiento ritual) por ser despedido por la policía, “Compré un periódico,” presumía Shoriki .(8)

El abiertamente pro-capitalista y anticomunista Shoriki mostró rápidamente como tener un dedo en el pulso del público, entendiendo así los vínculos entre tres áreas clave: entretenimiento de masas, la movilización de masas y los beneficios masivos.(9)

Su compañía, el periódico Yomiuri Shimbun, organizo tours en Japón de los principales jugadores de béisbol de la liga de los Estados Unidos (por primera vez en 1931  y de nuevo en 1934), cuando el Yomiuri pagó por leyendas del béisbol de Estados Unidos como Babe Ruth, Lou Gehrig, y otros para venir a jugar a Japón. Al año siguiente, el periódico Yomiuri Shimbun creó su propio equipo de béisbol, los Gigantes de Yomiuri, a la imagen exacta del equipo famoso Giants béisbol de Nueva York (más tarde de San Francisco). En 1936, se inició la primera liga de béisbol profesional de Japón, con Shoriki como dueño del equipo profesional Yomiuri Giants y como el primer comisionado de la liga Nippon Professional Baseball en años posteriores.

Babe Ruth chocando la mano a una gheisa en 1934

A fines de 1930 y principios de 1940, los vientos de guerra soplaban en Japón. Toda la prensa japonesa se esperaba que tomase partido por el gobierno dominado por los militares para apoyar la guerra de agresión de Japón a través de Asia Oriental y el Pacífico, y los noticieros mas importantes del liberal al conservador cerraban filas, ya sea bajo la presión del gobierno o por un sentido de patriotismo. Dos días después del ataque militar japones a la isla del Pacífico ocupada por los estadounidenses de Hawai en diciembre de 1941, los principales periódicos de Japón patrocinaron un acto público en Tokio denunciando los EE.UU. y Gran Bretaña. Shoriki, en representación del periódico Yomiuri Shimbun, habría sido uno de los principales ponentes. (10)

En los quince años transcurridos desde que Shoriki había tomado el mando sobre el periodico, el Yomiuri había pasado de ser un diario metropolitano de Tokio bastante liberal hasta llegar a ser el tercer mayor periódico diario nacional desvergonzadamente conservador en Japón,-con una tirada de 1.2 millones.(11) El Yomiuri se convirtió en el más nacionalista de los principales medios de noticias de Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Por sus esfuerzos, Shoriki, al igual que otros ejecutivos de prensa en Japón, fue promovido a varias organizaciones clave de propaganda del gobierno  durante la guerra, incluyendo la de asesor a nivel de gabinete en el gobierno.(12)

 

Notas

1. David McNeill, “Fukushima Lays Ties Bare Medios de japonés al principio,” Japan Times, 8 de Enero de 2012, Fukushima lays bare Japanese media’s ties to top | The Japan Times .
2. Cinco de los diez principales diarios del mundo de mayor circulación tienen su sede en Japón. Ver Jochen Legewie, Medios de Japón: dentro y fuera de powerbrokers, Comunicaciones y Redes Consultoría Japan KK (Tokio, marzo de 2010),

3.Simon Partner, ensamblado en Japón: Electrodoméstico y la fabricación del Consumidor japonés (Berkeley: University of California Press, 1999), 74.

4. Agosto Kengelbacher “Gran Terremoto de Kanto de 1923,” Great Kanto Earthquake 1923 .

5. Sonia Ryang, “la lengua que el Partido Vida y muerte: La 1923 Tokio Terremoto y la masacre de los coreanos,” Japan Focus, 3 de septiembre de 2007, The Tongue That Divided Life and Death. The 1923 Tokyo Earthquake and the Massacre of Koreans. :: JapanFocus .

Para las cuentas similares, véase también Mikiso Hane, Reflexiones en el Camino para el cadalso: Mujeres Rebeldes en Japón de la preguerra (Berkeley: University of California Press, 1988), esp. 171, 176, 191 a 92,

y el periódico Asahi Shimbun, “Asesinato de un anarquista Recordó: Supresión de las noticias en la estela del 1923 Tokio Terremoto,” Japan Focus, 5 de noviembre de 2007, Japan Focus / -The_Asahi_Shinbun_Cultural_Research_Center-/2569 .

6. Shinichi Sano, Kyokaiden: Shoriki Matsutaro a Kagemusha-tachi no Isseiki (ge) [Biografía de Matsutaro Shoriki, vol. 2] (Tokio: Bungeishunju, 2011), 442.

anexo.incidente Amakasu (muerte de un niño, de padres anarquistas)

7. Sano, Kyokaiden: Shoriki Matsutaro a Kagemusha-tachi no Isseiki (jo) [Biografía de Matsutaro Shoriki, vol. 1] (Tokio: Bungeishunju, 2011), 217.

8. “La prensa: Alto Señor Editor,” Time, 16 de agosto de 1954, 74.

9. Simon Partner, Ensamblado en Japón, 172.

10. Ben-Ami Shillony, Política y Cultura en tiempos de guerra de Japón (Nueva York: Oxford University Press, 1981), 99.

11. Sano, Kyokaiden [vol. 2], 446.

12. Simon Partner, ensamblado en Japón, 76; véase también Shillony, Política y Cultura, 105.

La historia sera publicada en varios capítulos de aquí hasta el domingo 20 de abril. Saludos.

Fukushima y la aldea nuclear I

Fukushima y la aldea nuclear II

Fukushima y la aldea nuclear III

Fukushima y la aldea nuclear IV

Fukushima y la aldea nuclear V

Fukushima y la aldea nuclear VI

 

6 comentarios en “Fukushima y la aldea nuclear II

  1. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear I | Un Técnico Preocupado

  2. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear III | Un Técnico Preocupado

  3. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear IV | Un Técnico Preocupado

  4. Pingback: Noticias de Japón, resumen semanal del 14 al 20 de Abril del 2014 | Contra el New World Order

  5. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear VI | Un Técnico Preocupado

  6. Pingback: Fukushima y la aldea nuclear V | Un Técnico Preocupado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s